Foto: NatGeo

En enero de 1933, tras la elección de Hitler como canciller de Alemania, comenzaba un oscuro período de la historia conocido como el Tercer Reich (el tercer imperio alemán) que desencadenaría en uno de los mayores conflictos a gran escala que la humanidad ha experimentado jamás.

El movimiento nacionalsocialista puso fin a la Alemania democrática, instaurando un gobierno dictatorial, la persecución racial, y una serie de agresivas políticas exteriores. 

Adolf Hitler estableció el antisemitismo en su régimen justificando que para la preservación de la esencia aria alemana era necesario erradicar a la «raza judía», a quienes consideraba malvados y con afán de dominación mundial.

Apoyado por la propaganda nazi, una estrategia hábilmente puesta en marcha por el ministro Goebbels, consiguió la aceptación por parte de millones de personas del exterminio sistemático de las poblaciones étnicas, principalmente de los judíos. Así empezó el Holocausto, uno de los genocidios más terribles de la historia de la humanidad.

A partir de 1935, bajo las nuevas Leyes de Núremberg, las comunidades judías quedaron desprovistas de derechos y comenzaron a ser recluidas en guetos, donde vivían en condiciones inhumanas. De este modo las SS (Schutzstaffel), organización responsable de esta limpieza étnica, los podía mantener fácilmente bajo control.

El Monumento a los Judíos Asesinados en Europa, Berlín, Alemania. También conocido como Holocaust-Mahnmal o el Monumento del Holocausto, es un monumento ubicado en Berlín que recuerda a los judíos víctimas del Holocausto. NatGeo

Entre 1941 y 1945, el régimen nazi ordenó el traslado de los judíos de Alemania y otros territorios sometidos al Tercer Reich a campos de concentración y de exterminio para llevar a cabo la llamada «Solución Final de la Cuestión Judía»: eran forzados a la esclavitud, vivían en condiciones insalubres, y algunos de ellos se usaban para espantosos experimentos médicos, hasta que eran aniquilados con gas o fusilados y sus cadáveres se incineraban en hornos crematorios. Se estima que a causa del Holocausto, que culminó en 1945 con el final de la Segunda Guerra Mundial, murieron más de 6 millones de personas.

El complejo de Auschwitz-Birkenau ubicado en la Polonia ocupada, que incluía campos de concentración, de trabajo y de exterminio, fue el más grande y el último en ser liberado por el Ejército Rojo, el 27 de enero de 1945.

Esta fecha ha quedado inmortalizada a nivel mundial con el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, proclamado por la UNESCO en 2005 para recordar las atrocidades cometidas por el régimen nazi, rendir tributo a sus víctimas, y ratificar el compromiso de luchar contra toda forma de violencia hacia colectivos humanos.

La siguiente galería fotográfica muestra imágenes reales del régimen del Tercer Reich y el Holocausto: Auschwitz, los protagonistas que pensaron y llevaron a cabo la despiadada «solución final», y quienes la sufrieron en sus propias carnes…

NatGeo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here